Escritores exitosos en la política abundan en el mundo pues resulta lógico que una vez que saltas a la popularidad por las ideas escritas, estas se puedan convertir en un programa político. Así no es nada descabellado que un día te encuentres dentro del catálogo de los comerciales grupo planeta y al otro estés entrando en un palacio presidencial.

 

Uno de los ejemplos más famoso fue Václav Havel. Havel fue el último presidente de Checoslovaquia y el primer Presidente de la República Checa.

A fines de la década de 1950, tras estudiar Arte Dramático por correspondencia.  Alcanzó la fama como autor poético con obras como La fiesta (1963) y Vyrozumeni El memorándum (1965). Perteneció al grupo de escritores en el entorno de la revista Tvar, hasta que después de la Primavera Negra en Praga se opuso a la invasión soviética de Checoslovaquia que siguió a estos sucesos, lo que le costó la prohibición de sus obras. En 1970 firmó el conocido como Manifiesto de las dos mil palabras por el que fue encarcelado.

 

Fue hostigado con dureza y sucesivamente encarcelado en numerosas ocasiones por su defensa de los derechos humanos a lo largo de la década de 1970. En 1989 fue elegido presidente y confirmado en 1993 como presidente de la República Checa.