Qué aburrida sería la vida si todas las personas pensáramos y dijéramos lo mismo, ¿verdad? La diversidad de opiniones favorece el desarrollo de las sociedades, pues es lo diferente, la contraposición de ideas lo que propicia el debate, el progreso, el mejoramiento. En el ámbito comercial sucede lo mismo, las opiniones Tecnocio son un ejemplo. Cuando las personas hablan de un producto o servicio desde sus experiencias de vida, el feedback que recibimos es mucho más amplio y rico, por tanto, obtenemos una panorámica mayor y mucha más información.

No podemos pretender que todas las personas pienses y opinen igual, porque todo el mundo es diferente. Cada persona es un mundo en sí misma, y a partir de su personalidad, sus experiencias de vida, su educación, contexto y otros factores, pensará de una manera u otra.

En fin, que si en todas las sociedades se respetara la diversidad de opinión y se les prestara atención a lo que piensa la gente, sin dudas viviríamos en un mundo mejor, más justo. Esperemos que un día alcancemos esa sociedad ideal, en la que la voz de todos cuenta.