Marketing político en el siglo XXI va indeleblemente enlazado al marketing digital pues las redes sociales y el internet en sentido general es una liza definitoria para el triunfo de partidos y candidatos, por lo que contar para una campaña política con los servicios de una agencia marketing digital tan sofisticada, eficaz y prestigiosa como la que acá te recomiendo es imprescindible. Al futuro que ya es presente, hay que conquistarlo con armas de futuro que ya son las presentes.

Así, tenemos que una estrategia de marketing digital político se compone principalmente de tres elementos: Mensaje, dinero y activismo, donde el primero resulta una oración concisa que explica por qué los votantes deben elegir a un candidato determinado. Por lo que el mensaje deviene uno de los aspectos más importantes de la campaña y debe ser cuidadosamente concevbido antes de ser propagado.

Ahora, entre las técnicas para recaudar fondos se incluyen reuniones entre el candidato y grandes donantes en potencia, y solicitud directa a donantes. El activismo está representado por el capital humano, que llevarán el mensaje voluntariamente a las redes sociales y todo el ciberespacio.

Además de estos elementos, incluye los recursos, métodos y técnicas de la conocida como ciberpolítica,