Una empresa que le da luz a tu hogar puede fallar, como toda acción humana, así que mejor cubres esta posibilidad amenazadora con solo Comprar grupos electrógenos que te proporcionen una autonomía que redunda en confianza, tranquilidad y seguridad en que las dinámicas vitales de tu familiar no se verán interrumpidas por períodos desconocidos, sino que ante un apagón, tu casa devendrá una verdadera isla de luz, confort y civilización.

Todo gracias a la Ley de Faraday que estableció las bases, hace casi dos siglos (allá por el año 1831), del generador eléctrico, pues este postulado establece que el voltaje inducido en un circuito cerrado es directamente proporcional a la rapidez con que varía en el tiempo el flujo magnético que atraviesa una superficie cualquiera, teniendo al circuito como borde.

Así, un generador eléctrico es cualquier dispositivo capaz de mantener una diferencia de potencial eléctrica entre dos de sus polos, terminales o bornes, transformando la energía mecánica en energía eléctrica. Esta transformación ocurre por la acción de un campo magnético sobre los conductores eléctricos dispuestos sobre una armadura o estátor. Si se produce mecánicamente un movimiento relativo entre los conductores y el campo, se generará una fuerza electromotriz (de siglas F.E.M.).